Ada Valero, Escritura, Pensamiento

Nuevo adiós

Ayer derribaron el cine de verano. CINE DE VERANOUna valla metálica rodeaba uno de sus flancos, ocupando la acera; en el otro, la excavadora convertía en solar de tierra removida los últimos vestigios de mi infancia. Desde casa, escucho el ronroneo de la demolición. amortiguado por la sordina del tráfico cercano, mientras una añoranza ingenua espolea el reencuentro con la niña que fui en el mismo perímetro del mundo que habitaba entonces.

En el Rincón de la Victoria apenas quedan reencuentros posibles. El rastro del tiempo es un costurón de ladrillo en su anatomía, tapiada de frente y de perfil a lo largo de la costa. Había sido un pueblo marinero que olía a brasas y a salitre frente al mar, a higueras y a huertos tierra adentro, a dama de noche y jazmín en la frescura marítima del anochecer. Aún no nos habían asfaltado la existencia. Desde el primer piso de nuestro bloque, al lado del cine de verano, podíamos contemplar el mar y sus variaciones. La casa era un área de servicio adonde solo regresábamos para comer y dormir, y el verano una extensión ilimitada de mundo a nuestra disposición, desde las mañanas en el copo hasta las noches animadas por la estridencia de los grillos. Las vacaciones se llenaban de after-sun y de Mirindas en los chiringuitos donde sonaba el Achilipú de la Terremoto y Albert Hammond cantaba Échame a mí la culpa.

Pocas experiencias resisten la comparación con la felicidad sencilla de afrontar las olas entre gritos que celebraban el rizo amenazante de sus crestas o la violencia de su estallido cerca de la orilla. Luego, tras recorrer la tarde en bicicleta, la ducha y una cena apresurada por la impaciencia: con el pelo todavía húmedo, una rebeca desenterrada del fondo del armario y un cojín, en noches señaladas nos reuníamos toda la chiquillería y hacíamos cola frente a la entrada del cine de verano. Comíamos pipas bajo el cielo raso y disfrutábamos desde los anuncios de próximos estrenos, aguardando el inicio de Sonrisas y lágrimas o de Los cañones de Navarone -la cartelera traía el retraso adecuado a la humildad del pueblo-. Al terminar, ya en la cama, el roce de la sábana fresca sobre la piel caliente arropaba nuestra ensoñación, deparándonos un sueño profundo y sin sobresaltos hasta que el ajetreo de los vecinos invadía el patio.

Sin saberlo, aquella niña que desafiaba las olas y con su entrada de cine en el bolsillo pedaleaba al atardecer, recorriendo los caminos de tierra por entre las incipientes urbanizaciones del interior, estaba inaugurando cimas de libertad, probablemente las más altas que recuerda.

Ayer, entre los escombros del cine de verano, recordé aquel verso: al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver.

Anuncios
Estándar
Gacetilleras, Teatro

El Teatro por dentro y por fuera: Capítulo I, por Pedro Fernán

careta_banalia_teatro

Desde siempre ha resultado fantástico el disfrute de estar en escena, bien sobre las tablas, ante un público expectante y envuelto en ese fluido mágico que se desprende durante una función (cuando menos interesante). Incluso cuando otro actor va a entrar en escena, entre bambalinas, también palpita y sus cinco sentidos todo su espíritu queda embriagado por el fluido de este hecho mágico.

Más aún, todos los ayudantes de escena: regidor; tramoyistas, que se requieren para que funcione el teatro, en la antigua y “sacra comunión” quedan también prendidos de tales sentidos y sentimientos.

Cuando todo termina y tras los aplausos: el saludo final y se cierra el telón; los espectadores poco a poco van dejando la sala, pues algunos, despacio, van releyendo el programa identificando personajes y actores… como si quisieran comprobar que solamente son personas y no magos que seducen lo más íntimo de nuestra imaginación.

Sólo quedan las luces de ensayo y en comparación con las anteriores, ahora resultan mortecinas… tras la el esplendor de los focos y candilejas durante el espectáculo y que jugaban, según convenía, en lo celestial o lo inquietante: Todo se había tornado, sencillamente en un “lugar de trabajo”: Ni más ni menos.

Es de noche ya avanzada. Los decorados van siendo ordenados y plegados cuidadosamente.

2

Hay aún algún camerino ocupado por algunas actrices. Se están desmaquillando con evidente urgencia, ya que sus gestos son rápidos y casi incompletos. Lógico: los compañeros le esperan, tras cargar todos los requisitos en la camioneta. También hay algún coche particular, que seguro, quedará ocupado en su totalidad.

El camerino se va cerrar, pero una de las chicas trastea en su mochila por si olvidó su bocadillo; está efectivamente, al tacto con su mano, el volumen y el envoltorio de papel de aluminio “certifican” su existencia, y ella a toda prisa para ayudar a los trabajadores e iniciar el viaje, de noche, pero sin prisa ni pausa.

Cierto que el lugar donde van está relativamente cercano, pero clareará el día cuando lleguen, muy cansados. No descansarán en ningún sitio, y aquella muchacha, instintivamente toca su mochila, ¡uff, consuelo! Mañana tras descansar un rato y cafelito de por medio… ¡OTRA FUNCIÓN ¡ …Y que no falten …Nos sentimos afortunados de empezar y ¿terminar? Esta carrera, que nos debemos alcanzar ni abandonar nunca.

Algunos actores y actrices no cursaron los estudios; o tuvieron que dejarlo a medias por muy diversas razones. Se incorporarán al mundillo nada más tengan la oportunidad pues nacieron para para la adoración a “TALÍA” y su enseñanza vendrá de la manera más directa: rodeado de experimentados que saben lo que hacen y dicen y, además, tienen la dichosa costumbre de estar al día; bien de los últimos libros, o revistas de esta especialidad. En definitiva, una enseñanza, sin ánimo de mofa: ”CONTAGIO”.

3

Pero vamos al reverso de la moneda (la parte triste) Esos artistas-trabajadores, Tienen un hogar y familia que mantener y todos los días dentro de ese “autobús-feliz” coches particulares, tendrán un recuerdo para todos a quienes le esperan y naturalmente “el inseparable móvil”.

Ellos saben que son afortunados por ejercer, en activo, su profesión. Otros compañeros que actúan gratis para “matar el gusanillo”… y no reciben ni el agradecimiento de tales empresas… son aceptados por caridad supuestamente y son tan efectivos como aquellos que se defienden económicamente. Ellos, los que sé que se están quedando atrás sin aquellos sueños de ilusionada esperanza, ilusión y coraje… ¿No hay lugar para ellos que también son artistas y profesionales?

 

Pedro Fernán es Catedrático de la Escuela de Arte Dramático de Málaga

Estándar
Gacetilleras, Teatro, Vicky Molina

Cantando bajo el acoso

dearevan_banalia

Los teatros de Broadway le cantan al acoso. Y es que la obra Dear Evan Hansen fue la inesperada ganadora de la 71 edición de los premios Tony al hacerse con un total de seis galardones, entre ellos el de mejor musical, en una noche en la que las estatuillas quedaron muy repartidas.

“Dear Evan Hansen” consiguió hacerse, además, con el reconocimiento al mejor actor de un musical para Ben Platt, mejor actriz secundaria de un musical para Rachel Bay Jones, mejor libreto de un musical, de Steven Levenson, y mejor partitura original, de Benj Pasek y Justin Paul.

La producción, una historia que gira en torno al acoso escolar de un estudiante de secundaria con un trastorno de ansiedad social que se encuentra en medio de la agitación que sigue a la muerte de un compañero de clase, se estrenó inicialmente en Washington en julio de 2015 pero no llegó a Broadway hasta el pasado mes de diciembre, tras lo que recibió muy buenas críticas.

Al contrario que el año pasado, en el que el musical “Hamilton” se alzó con 11 de las 24 estatuillas que se reparten en la gala de los Tony, en esta edición los galardones estuvieron muy repartidos pese a las 12 nominaciones que acumulaba “Natasha, Pierre & The Great Comet of 1812” y los 10 de “Hello, Dolly!”.

El premio a la mejor obra de teatro de nueva producción fue para “Oslo”, que versa sobre las conversaciones de paz entre Israel y Palestina de 1993, y que también fue reconocida por el mejor actor secundario de una obra, para Michael Aranov.

Por otra parte, “Hello, Dolly!” se hizo con el premio a la mejor reposición, una producción que se acabó llevando cuatro estatuillas de las diez a las que aspiraba.

Entre ellas, la de mejor actriz de un musical, que fue para la icónica Bette Midler, así como el galardón al mejor actor secundario en un musical, para Gavin Creel.

“Reposición es una palabra interesante. Significa que algo se fue y que volvió, pero ‘Hello, Dolly!’ nunca se fue. Está en el ADN de nuestra nación, es un clásico”, dijo visiblemente emocionada Midler tras recibir su premio, el primer Tony que se le otorga por su actuación en sus más de 50 años de carrera profesional.

“Natasha, Pierre & The Great Comet of 1812” fue premiada con sólo dos de los 12 galardones a los que había sido nominada: por el diseño del escenario y por su iluminación.

La actriz Cynthia Nixon, conocida por su papel en la serie televisiva “Sex in the City”, fue premiada como la mejor actriz secundaria en una obra de teatro por su papel en “The Little Foxes”, ocasión que aprovechó para lanzar un mensaje de desaprobación por la actual situación política de EEUU.

“Hay gente que se come el planeta y a otras personas, y otras que simplemente se quedan quietos y dejan que lo hagan. Siento amor, gratitud y respeto por toda la gente que en 2017 se está negando a quedarse parado viendo cómo lo hacen”, dijo en referencia al gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump.

premiostony_banalia

También destacó durante la gala de entrega de premios las actuaciones del presentador de este año, Kevin Spacey, que en su número de apertura del evento protagonizó una imitación en clave cómica de varias de las obras nominadas.

Al contrario que otros de los personajes que intervinieron en la gala, Spacey se mantuvo mayormente alejado de las críticas políticas hacia la actual administración de EEUU, aunque sí que bromeó sobre la elección de Trump como presidente cuando salió al escenario vestido del exmandatario Bill Clinton.

“Este año ya hemos tenido a varios ganadores por sorpresa…y no estoy hablado de los Premios Tony”, dijo Spacey entre carcajadas de los asistentes.

Más incisivo en sus críticas hacia Trump, que suelen escucharse con frecuencia en los eventos culturales de EEUU, fue el cómico Stephen Colbert, que mencionó al presidente varias veces durante su breve discurso, destacando la posibilidad de que su mandato acabe antes de los 4 años que dicta la constitución.

Además estuvieron presentes en la gala personalidades como la mujer del exvicepresidente de EE.UU. Jill Biden, aplaudida con efusividad por el público, así como los actores Scarlett Johansson, Sally Field, Uma Thurman, Orlando Bloom, Ana Kendrik y Olivia Wilde y el músico John Legend.

 

Estándar
Sin categoría

Literatura 

La literatura norteamericana del siglo XX está desplazando en importancia a la europea. Probablemente porque han tomado el pulso de su sociedad mientras en Europa la buena literatura está en el pasado. Autores como Pynchon, Wallace, Frazen, que son tributarios de s. Fitgeraz, de Heminway o de Faulkner, pero son capaces de utilizar esas técnicas para reflejar su sociedad. Cuentistas como y la hasta ahora desconocida Lucía Berlin, nos refieren los problemas cotidianos de las mujeres de clase media estadounidense. No hay equivalencias en las novedades que leemos este año en España. Almudena Grandes, Rosa Montero, Cercas, si por literatura entendemos innovación y dación de cuenta de la realidad veo poco mas que a Chirbes en este panorama.

Además, la literatura norteamericana tiene una multiplicidad mucho más acentuada que la europea, y no digamos que la española, donde la inmigración no encuentra todavía posibilidades de expresión literaria, por carecer en términos generales de influencia para introducirse en los circuitos literarios. En EE.UU podemos hablar de una literatura multicultural, con presencia de literatura indígena, una cultura judeonorteamericana, una literatura chinonorteamerica, asiaticonorteamericana, o afronorteamericana, de la que han surgido premios nobeles como Toni Morrison. (1994).

Con todo parece ser la literatura hispanonorteamerica, la que aporta la mayor contribución de todos la literatura extranjera al acervo norteamericano. El exilio cubano, con profesores de literatura como Rudolfo Anaya, Oscar Hijuelos conocido por la obra luego llevada la cine, Los reyes del mambo cantan canciones de amor, encuentra un mercado literario en EE.UU. que su país de origen no le permite políticamente realizar.

Personajes como E. Said y otros han fomentado una industria multicultural de la literatura, facilitada por la posicion de muchos profesores que norteamerica recibe de fuera, y que imparten talleres y creación literaria allí.

Otro importante factor que quiero destacar por lo que luego diré, lo constituye el canon literario que en los setenta lo constituyen Philip Roth, Saul Bellow, Faulkner, Hemingway y Fitzgerald.

Estos escritores influirán en los más importantes de finales del XX y principios del XXI, como Cheever, Capote, Carson McMullers, Kerouac, Irving, y en estos últimos años, Don De Lillo, Cybthia Ozick, Auster, Franzen, Wallace, Lorrie Moore, Carver, Pynchon, de tal manera que no se si puede decirse hoy que Europa, fundamentalmente Centroeuropa, ha perdido la hegemonía de la literatura, al menos en la novela, y ha sido desplazada por norteamerica. W. T. Vollman habría dado el golpe de gracia con su monumental europa central, que gano en 2005, el National Book Award. Aborda el tema de la II GM que hasta ese momento había sido la mejor seña de identidad de la literatura centroeuropea y tema inagotable de la novela en este continente desde los sesenta hasta hoy.

Que significa De Lillo en todo este panorama literario.

Antes que nada una referencia italiana que la avanza su nombre, hijo de exiliados italianos, no aporta europeización en su escritura, sino que como vemos en Cosmópolis, su creación es de corte netamente americano. Nacido en 1936, en el barrio neoyorquino de Bronx, su aburrido trabajo de aparcacoches lo lleva a la lectura. Luego su trabajo en una agencia de publicidad, tras licenciarse en Comunicación, lo lleva a la escritura y en 1985 gana el National Book Award con Ruido de fondo.

Enmarcar por tanto a Don de Lillo en esta tradición norteamericana nos puede resultar fácil. Este es un libro de 2003, que se escribe al hilo de dos circunstancias, la de la resaca del fin del milenio, y la del derribo de las torres gemelas de 2001. De Lillo es un novelista moral, que ridiculiza a su personaje central, un hombre agobiado por el dinero, el sexo, y todos los problemas de la america del siglo XXI.

El protagonista es un hombre que representa a D. Trump. Pagado de si mismo, adopta los tópicos de este perfil, es un hombre inseguro, caprichoso, que se le ocurre ir a una peluquería atravesando la ciudad, en una limusina que le permite casi vivir allí, tener encuentros sexuales. Hipocondríaco, agobiado por tener una deformidad testicular, y necesitado de las emociones que proporcionan los cambios de fortuna, puede perder una fortuna en un día.

La sociedad que refleja es la real de un dia vivido por un ejecutivo, joven, con mucho dinero, que personifica el capitalismo mas brutal, que utiliza a las mujeres solo para su satisfacción sexual, mediante copulas rapidas, en definitiva el capitalismo en estado puro.

La repercusión del 11 S en la literatura, inestabilidad social, conflictos, situaciones excéntricas como la de atravesar la ciudad cuando hay una huelga, inestabilidad, y todos los problemas de una gran ciudad.

La película no tuvo éxito probablemente porque no es trasladable a ese medio. Cronenberg fue el director e hizo la película solamente con los diálogos, que si los comprobamos son totalmente literales.

Estándar

7fecd15a9cb69dee3a3feaa8ea7c6c10

Gacetilleras, Literatura, Vicky Molina

10 consejos de Virginia Wolf para escribir

Imagen