Gacetilleras, Pedro Fernán, Teatro

El Teatro por dentro y por fuera, Capítulo V, por Pedro Fernán

Luis Jaime profesor de Expresión Corporal de la ESAD

Luis Jaime profesor de Expresión Corporal de la ESAD

Aquel septiembre se presentó esperanzador: Joaquín Eléjar Tous, profesor también de la ESAD, Y guía cultural y espiritual de un grupo enclavado en Ciudad Jardín, todos jóvenes, y con la fuerza que da una causa noble, se matricularon en la escuela. Eran aproximadamente veinte, así que se incrementó el número de matrículas… acompañadas del entusiasmo.

Hasta junio todo fue normal, muchas clases recibidas en aquel curso. Éramos profesores, compañeros y amigos de aquella ““muchachada”; e impartíamos conocimiento, a la vez que recibíamos frenesí y ardor de juventud, éramos iguales, ejemplo: el contemplar a aquellas chicas tan jóvenes y bellas, y viceversa.

Nuestros uniformes eran mallas negras, que ceñían nuestro cuerpo y se bañaban en sudor durante la expresión corporal… “¡Caña!” Decía Paco Díaz (acérrimo todavía de los avatares en aquel tiempo pasado)… y a la vez tan cercano para todos. Cachito Noguera, esa chica que parecía de chicle elástico y con aquella sonrisa que llenaba todo de rosas cuando abría la boca. Eran muchos, y encantadores, ya los iré mencionando.

Terminó el curso, y ya, para entonces Luis Jaime, profesor de Expresión Corporal, había decidido la obra idónea para todos nosotros: EL RETABLO DEL FLAUTISTA. Fue entonces cuando Leovigildo (Leo Vilar) pidió que nos dejaran ensayar dentro del Conservatorio (lugar, entonces donde tenía lugar la Esad) Y allí entonces empezó “la fiebre” de cinco horas diarias en pleno verano, y en total movimiento físico cargados de adrenalina positiva.

“No os aprendáis la letra”, decía Luis Jaime, “aprended antes el movimiento, pero amplio, que desarrollarán vuestros personajes”. Yo, perplejo… pero también disfrutando de aquellos saltos de butaca en butaca, por aquella sala de teatro. Si alguien nos hubiera visto… el terror se habría apoderado de él. ÉRAMOS PIRATAS … CON MALLAS EMPAPADAS DE SANO SUDOR.

 

Pedro Fernán es Catedrático de la Escuela de Arte Dramático de Málaga

Anuncios
Estándar
Gacetilleras, Teatro, Vicky Molina

El Teatro por dentro y por fuera: Capítulo II, por Pedro Fernán

 

telonteatro_banalia

Me parece más justo, sin embargo, no ir directo al grano y remover podredumbres… si no hurgo en mi pasado y mi temprana vocación teatral.

CINCUENTA AÑOS dan y quitan mucho. Confieso…”Confieso que cualquier tiempo pasado fue peor”. El teatro era (más que ahora) el chivato de la voz del pueblo; sin más: el clamor de un espejo cercano y moribundo. Había, por otra parte otra comedia de teatro “amable” que no pasaba ni por aquella estrecha censura. Y estaba el miedo: ese paralizante inevitable que cualquiera sabe que te podían señalar para toda una vida…”y la siguiente”

Causaba estupor, cuando fuera de las Españas el “baúl de la Piquer; Los Flores; Juanita Reina….(con todos mis respetos y admiración hacia ellos) causaban entusiasmo en vista de aquella España alegre, y risueña, donde lo peor era: “Que se había largado con otra, pero que algún día volvería” A aquellos artistas, con la mayor inocencia” le habían colgado el San Benito de “Españolear” y ellos, lo repetían con gran orgullo. Visto desde ahora me hace, levemente, irónico ¡Cómo somos! Y ¿lo seguiremos siendo?… Todas sus obras las recuerdo con claridad; Pero la que me dejó marcado fue Aquella de A. Sastre: ESCUADRA HACIA LA MUERTE.

Leo Vilar, profesor de la ESAD

Leo Vilar, profesor de la ESAD

Era el primer año que me matriculé en Arte Dramático. Mis profesores eran Victoria Avilés y LEO VILAR. Ella, llena de vigor y apasionado encanto dominaba todas las técnicas de la puesta en escena y la declamación. Él, aparentemente más distante, pero educadísimo y con su poder de comunicación. Nos convencía de la necesidad de leer y examinar por escrito toda obra viviente que teatralmente, editaba PRIMER ACTO, TEATRO DE VANGUARDIA. Y COLECCIÓN TEATRO DE ESCELICER. Todo estaba en las carteleras de Madrid y Barcelona.

Un día, inesperadamente sonrío…, y dijo: Esto… Una cosa como esta vivieron nuestros padres. Abrió una página de “Escuadra hacia la muerte” y dio comienzo su intervención. Al primer párrafo, él estaba emocionado, después a la mitad, a todos se nos caían las lágrimas.

Al final, llenos de emoción, toda la clase se levantó y comenzó un aplauso enardecido; que él, enérgicamente, cortó diciendo: ¡A los profesores no se nos aplaude!

Enmudecimos todos…”¿pecado?” …. Inmediatamente, Leo esbozó una sonrisa que quedó bañada por un grupo de lágrimas que llegaron a su garganta invadiendo sus pupilas. Sólo pudo decir: “He pasado mucho miedo. Al mostrarme ante vosotros, nos la jugábamos todos”

– ¡Qué ser tan entrañable! Me dije.

Pedro Fernán es Catedrático de la Escuela de Arte Dramático de Málaga

 

Estándar
Gacetilleras, Teatro

El Teatro por dentro y por fuera: Capítulo I, por Pedro Fernán

careta_banalia_teatro

Desde siempre ha resultado fantástico el disfrute de estar en escena, bien sobre las tablas, ante un público expectante y envuelto en ese fluido mágico que se desprende durante una función (cuando menos interesante). Incluso cuando otro actor va a entrar en escena, entre bambalinas, también palpita y sus cinco sentidos todo su espíritu queda embriagado por el fluido de este hecho mágico.

Más aún, todos los ayudantes de escena: regidor; tramoyistas, que se requieren para que funcione el teatro, en la antigua y “sacra comunión” quedan también prendidos de tales sentidos y sentimientos.

Cuando todo termina y tras los aplausos: el saludo final y se cierra el telón; los espectadores poco a poco van dejando la sala, pues algunos, despacio, van releyendo el programa identificando personajes y actores… como si quisieran comprobar que solamente son personas y no magos que seducen lo más íntimo de nuestra imaginación.

Sólo quedan las luces de ensayo y en comparación con las anteriores, ahora resultan mortecinas… tras la el esplendor de los focos y candilejas durante el espectáculo y que jugaban, según convenía, en lo celestial o lo inquietante: Todo se había tornado, sencillamente en un “lugar de trabajo”: Ni más ni menos.

Es de noche ya avanzada. Los decorados van siendo ordenados y plegados cuidadosamente.

2

Hay aún algún camerino ocupado por algunas actrices. Se están desmaquillando con evidente urgencia, ya que sus gestos son rápidos y casi incompletos. Lógico: los compañeros le esperan, tras cargar todos los requisitos en la camioneta. También hay algún coche particular, que seguro, quedará ocupado en su totalidad.

El camerino se va cerrar, pero una de las chicas trastea en su mochila por si olvidó su bocadillo; está efectivamente, al tacto con su mano, el volumen y el envoltorio de papel de aluminio “certifican” su existencia, y ella a toda prisa para ayudar a los trabajadores e iniciar el viaje, de noche, pero sin prisa ni pausa.

Cierto que el lugar donde van está relativamente cercano, pero clareará el día cuando lleguen, muy cansados. No descansarán en ningún sitio, y aquella muchacha, instintivamente toca su mochila, ¡uff, consuelo! Mañana tras descansar un rato y cafelito de por medio… ¡OTRA FUNCIÓN ¡ …Y que no falten …Nos sentimos afortunados de empezar y ¿terminar? Esta carrera, que nos debemos alcanzar ni abandonar nunca.

Algunos actores y actrices no cursaron los estudios; o tuvieron que dejarlo a medias por muy diversas razones. Se incorporarán al mundillo nada más tengan la oportunidad pues nacieron para para la adoración a “TALÍA” y su enseñanza vendrá de la manera más directa: rodeado de experimentados que saben lo que hacen y dicen y, además, tienen la dichosa costumbre de estar al día; bien de los últimos libros, o revistas de esta especialidad. En definitiva, una enseñanza, sin ánimo de mofa: ”CONTAGIO”.

3

Pero vamos al reverso de la moneda (la parte triste) Esos artistas-trabajadores, Tienen un hogar y familia que mantener y todos los días dentro de ese “autobús-feliz” coches particulares, tendrán un recuerdo para todos a quienes le esperan y naturalmente “el inseparable móvil”.

Ellos saben que son afortunados por ejercer, en activo, su profesión. Otros compañeros que actúan gratis para “matar el gusanillo”… y no reciben ni el agradecimiento de tales empresas… son aceptados por caridad supuestamente y son tan efectivos como aquellos que se defienden económicamente. Ellos, los que sé que se están quedando atrás sin aquellos sueños de ilusionada esperanza, ilusión y coraje… ¿No hay lugar para ellos que también son artistas y profesionales?

 

Pedro Fernán es Catedrático de la Escuela de Arte Dramático de Málaga

Estándar